El nuevo técnico de mi Pc

Estándar

Mi computadora estaba funcionando pésimo desde hacia unos cuantos días; pero como no me quería quedar sin ella andaba esquivando de llevarla a arreglar.

Forzosamente tuve que acudir al técnico porque la maldita maquina se me había tildado mal. Rodolfo es quien me la arregló siempre, es un hombre que calculo pasará los cuarenta años aproximadamente, es de mi entera confianza, así que teléfono en mano lo llamé.

Con tanta mala suerte que estaba vacacionando con su familia en la ciudad de Mendoza y que no volvería antes de fin de mes. Pero me recomendó que llamara a Gustavo (un colega) dijo que era muy bueno en lo suyo y además no era de los que temataban a la hora de cobrarse el arreglo. Aliviada con el dato le agradecí culminando la conversación.

Minutos más tarde llamé a Gustavo y me daba ocupado… dejé pasar un rato y volví a intentar; y ya esa vez con suerte me atendió. Con un timbre de voz gruesa, imponente, dejaba intuir su simpatía mientras me preguntaba los pormenores de mi PC.
Le expliqué lo mejor que pude (a mi manera) porque no entiendo mucho del tema, solo se usarla. Con lo cual me pidio la dirección de mi casa para irla a revisar, diciendo que en menos de una hora llegaría.

Aproveche para darme una ducha ya que el tiempo era suficiente.
Estaba saliendo del baño cuando sentí el timbre.
Quién será? Pensé …
No me quedó más alternativa que colocarme la bata e ir a atender.
Abrí la puerta y mirando por lo alto, me encontré con un bombón de unos 30 años más o menos, por su voz enseguida lo reconocí.
Con una remera blanca pegada al cuerpo y de mangas japonesas haciendo un contraste perfecto con su piel dorada, su cabello corto no llegaba a rubio, más bien castaño. Ojos grandes y verdes, boca “dibujada” de labios pulposos. Físicamente enorme .
De repente me doy cuenta que me había quedado embobada mirándolo y no lo había echo pasar…

Abriendo un poco más la puerta lo invité a entrar.
_Disculpándome por mi apariencia.
Mi imágen era patética, mis cabellos envueltos por una toalla, bajo el típico enrosque que le damos las mujeres de cabello largo para que absorba el agua excedente sin quitarlo hasta que terminamos de secarnos y de humectarnos la piel con una crema hidratante finamente perfumada, y recién ahí lo soltamos para peinar.
Mi cuerpo cubierto con una bata de seda blanca haciendo juego con las pantuflas mañaneras…

Lo dirigí a donde el PC y una vez allí señalándole la silla giratoria lo invité a sentarse. Me quedé parada detrás observando.
No me quise ir a cambiar para no dejarlo solo, hasta el momento era un completo desconocido.

Mientras reiniciaba la máquina me fue haciendo preguntas como para ir descartando ciertos problemas, en un momento giro sobre sus hombros para quedar cara a cara mientras yo hablaba, de pronto noté que su mirada se perdía sin disimulo a la altura de mis pechos, se ve que en un descuido el lazo de la bata se aflojo o en el apuro de vestirme no la ajuste lo suficiente (esa es la única contra que tiene la seda) se había abierto lo bata más de lo debido dejando escapar sutilmente mis rozados pezones fuera de ella…

Con la rapidez que caracteriza la desesperación de el incidente y con mis mejillas prendidas fuego me cubrí y ajusté el lazo …
Sin promediar palabra dándose cuenta que me había puesto nerviosa, se dio vuelta y continuó en lo suyo.

Yo seguí parada detrás cruzando con mis manos sin despegarlas de la resbalosa tela para que no se volviera abrir…
Luego de una pausa silenciosa me hizo saber que debía llevárselo a su taller, al parecer tendría que instalar nuevamente el sistema operativo .

Mi cara se transformó al instante; y como si leyera mi pensamiento me tranquilizó.
_ descuida que no te dejaré en banda, te traeré una de las mías hasta que esté lista la tuya. Suspiré de tal manera que lo hice sonreír…

(Que linda sonrisa pensé)

Me contentó!!
Y le agradecí aquel gesto para conmigo.
En un acto de caballerosidad aduce
_ que menos podría hacer ante una damisela
Ahí la que sonrió fui yo!!
Bastó con mi sonrisa para darse cuenta que me había agradado su halago.
Lo acompañe hasta la puerta de salida.
dice: tardare lo que tardo en llegar hasta mi casa y volver.
Despidiéndome con un hasta luego se marcho.
Me fui a espiarlo por el ventanal del living y me quedé mirándolo como caminaba hasta el auto. Mientras recordaba el incomodo episodio suscitado . Que vergüenza Dios!!!
Inmediatamente lo vi alejarse me fui a mi habitación a cambiarme. Algo sencillo para una tarde de sábado. Nada sofisticado, un jeans bordado, unas sandalias con algo de tacón, y una musculosa blanca que llevaBA impreso en la delantera la palabra sexy en relieve y con brillitos, sencilla pero bonita.

Arreglé el desorden que había dejado luego del baño, y sin nada más que hacer llame al celular de mi mejor amiga para contarle del técnico, (quedé embobada). No sé el rato que abremos estado hablando, pero a la hora de hablar de hombres el tiempo siempre es poco, ja ja.
LLamaron a la puerta.
Ya estaba de regreso. Llegó con un portátil mientras lo sostenía aún sin apoyarlo sobre la mesa me recorrió por completa con la mirada y comentando
_ Que linda te has puesto para recibirme!! Aunque la bata te sentaba muy bien te digo.
Una sonrisa irónica dejaba ver su blanca dentadura.

No pude menos que esbozar una sonrisa y agradecerle el piropo.
Quise salir rápidamente de la conversación e inmediatamente enfoqué mi mirada en el portátil que traía en sus manos.

Dándose cuenta de la incomodidad de las palabras anteriores acercándome el portátil a mis manos dice
_ para que no te encuentres desconectada del mundo acá te lo dejo, es el que yo uso diariamente, y estoy convencido que lo dejo en buenas manos.
RespondÍ con mi mejor cara:
_No sabes el favor que me estás haciendo, la base de mi trabajo es la compu, sin ella me atrasaría terriblemente; no sé como podré agradecerte…
Casi interrumpiéndome
_Yo se como…
_Si? Me salió un poco dubitativo (los nervios me jugaron en contra)
__ Aceptando ir a cenar esta misma noche, si es que no tienes planes, claro.
Me pareció interesante. (Tengo que cancelar la salida con las chicas) pensé.
No, no la verdad ningún programa.
Sin esperar a que le diera el OK
__ Te parece bien a las 22?
SI. Perfecto.
Se fue saludándome con un beso en la mejilla a modo de despedida; erizando mi piel al rozar sus labios con los míos. Intencional o torpeza no lo sé.

Volví a cambiarme de ropa acorde a la situación.
Como no sabía a qué sitio me llevaría escogí un vestido rojo discretamente escotado con un fino lazo que ajustaba en el cuello, dejando la espalda al descubierto, el modelo no permitía usar corpiño, pero mi pechos firmes lo permitian. Acompañe con zapatos de tacón y una diminuta carterita al tono.

Puntualmente a la hora acordada estaba ahí .

Me llevó a un restaurante muy bonito, de los mejores que hay en la ciudad.
Cálido, de iluminación más bien escaza y música tenue, haciendo de el un lugar confortable.

Era una situación un tanto extraña. No era común para mí estar sentada junto a alguien que pocas horas antes había conocido.
Mantuvimos una conversación amena. Y supimos un poco más del otro.
Ya habíamos cenado pero aún seguíamos bebiendo del exquisito vino, un Cabernet Sauvignon, pero mi cultura alcohólica siempre a sido nula.

A poco más de dos copas me empezó a subir por mi cuerpo un calor que parecería que se concentrara en mis mejillas…
__ En un tono de voz suave y relajador me preguntó si tenía calor.
Me confesé ante su mirada penetrante que parecía concentrarse en esas rosadas manzanitas que se habían incrustado en mi rostro.

Alejó la copa llevándola para su lado.

_ Mejor te pido un café…
Era una buena idea.
Me bebí el café y me levante para ir al baño, al levantarme de la silla sentí que mis piernas flojeaban, disimule bajándome el vestido; muy normal que se suba cuando se permanece mucho rato sentada.
Caminando lentamente moviendo las caderas como si fuera una top model (sabía que él me estaba mir
ando) encontré los baños y al ver la clásica muñequita pintada en la puerta; entré.

Permanecí un largo rato sentada en el inodoro esperando que se me pasara el mareo, (se me daba vuelta todo) de pronto sentí la voz de El tras la puerta…
_Te pasa algo? Me tienes preocupado estás tardando demasiado. Puedo pasar?

Que patética situación para una primera cita pensé…
Entró y se asustó al verme pálida, me ayudo a pararme y me llevó al vanitori. Me comenzó a mojar la cabeza, la frente, pasaba sus manos empapadas de agua por mi rostro, los mareos ya habían cesado, el seguía refrescándome… sacó su pañuelo y me secó.
Mientras acariciaba mi rostro suavemente… Yo como si una diavola se hubiera apoderado de mi ser, me descontrole!!
Besé sus manos, a modo de agradecimiento, me miró con un dejo de timidez y continuo secándome.
Cuando terminó lo abrasé y le pedí disculpas por el papelón.

Pensé en aguantarme las ganas pero no pude resistirme a semejante tentación, estando a escasos centímetros de esos labios era “el momento” y fui yo en busca de esa boca carnosa que parecía estarme pidiendo por favor, al posar mis labios en los suyos nos fundimos en un largo y caliente beso, estábamos tan pegados que notaba el bulto de su entrepierna crecer.

No sé si fue producto de el alcohol o que, deseaba que me penetrara ahí mismo.
Él se transformo. Sin dejar de besarme me empujaba hacia atrás hasta hacer tope contra la puerta del baño anegando la entrada a cualquiera inoportuna que quisiera interrumpirnos.
Estábamos muy excitados los dos, pero Gustavo estaba lucido, en cambio yo no tanto. Apartándose un poco de mí me tomó del mentón elevándome la cara para asegurarse que lo mirara,y se excusó diciendo ….

Sigue leyendo esta Historia haciendo click acá

_No hagamos lo que quizás mañana más sobria te puedas arrepentir.

Me enfrente al espejo y me acomodé el vestido que estaba bastante desalineado por lo ocurrido, peine con mis dedos el cabello, lo miré con mi mejor cara seria y le pedí que se fuera para la mesa.
No quedaba bien que nos vieran salir juntos.
Ya bastante más recuperada fui a reencontrarme con Gustavo.
En mi ausencia había ganado tiempo y abonado lo consumido. Tomándome de la mano nos retiramos del lugar.
Me preguntó si me sentía bien como para ir a caminar un poco por el lugar.
Verdaderamente me sentía mucho mejor.

El sitio y la noche eran perfectos. Una brisa suave proveniente de la costa acariciaba nuestros cuerpos al andar.
Caminamos hasta el final del sendero iluminados por faroles que nos permitían ver cada gesto, cada mirada.
_Seguimos? me preguntó.
Asentí con la cabeza, no tenía muchas ganas de hablar.
Nos adentramos en el bosque siguiendo el camino que otros transeúntes habían marcado.
Era un silencio único. Sólo se escuchan las copas de los arboles mecer al paso del viento.
De música de fondo nos acompañaba el sonido del mar, con sus olas inquietantes rompiendo en la orilla, era una delicia para nuestros oídos.

Creo que ninguno deseaba perturbar la paz que a cada paso nos regocijaba.
Caminamos un importante trecho hasta toparnos con un lugar de descanso, donde había una importante cantidad de banquitos de madera de color blanco que adornaban el sitio junto a unas mesitas haciendo juego.

_ Descansemos un rato antes de volver me dijo con voz dulce y suave.
Ambos disfrutábamos de cada momento de aquella noche.
Nos encontramos contemplando aquel cielo diáfano iluminándonos desde lo alto, como si fuera solo para nosotros dos.

Me sorprendió tomándome por la cintura acercándome casi bruscamente a él robándome un beso que no dude en corresponder.
El fuego de su boca quemaba la mía. En ese momento tuve la necesidad de apagar el incendio que lo perturbaba, recibiendo el beso con pasión.
Sentía su cuerpo temblar junto al mío. Nuestras lenguas entrelazadas se entendían mejor que con palabras.
Su corazón sobre mi pecho golpeada cada vez con más intensidad.
Me tomó de la mano y guiándola con la suya la paso por su entrepierna. La franeleaba por encima de su pantalón, su cara se iba transformando con cada roce.
Comprobé cuán excitado lo había puesto ese beso, también yo lo estaba, percibía la humedad de mi vagina mojando la diminuta tanguita.

Desde lo sucedido en el baño que nuestros cuerpos se deseaban fervientemente, había llegado el momento de calmar la sed que ellos reclamaban.
Como si fuera “el mejor vidente” usando casi las mismas palabras de aquel pensamiento me hizo saber de su terrible calentura.
Nos marchamos por el mismo recorrido que habíamos atravesado minutos antes, propinándonos besos a cada paso llegamos a su auto.
Una vez dentro del mismo se abalanzó sobre mí y metiendo la mano en el escote sacó los senos fuera y comenzó a juguetear con su lengua hasta lograr erizar los pezones por completo.
Sobre la butaca yo me retorcía de placer mientras acariciaba su cuello trayéndolo hacia mí, lo besaba.
Exaltado y con voz entrecortada me dijo_
No aguanto más nena…
Como me gustas!! Te quiero coger ya!!
Vayamos a otro lugar.

Sus palabras más me excitaron y casi sin pensar le respondí:
Prefiero que vayamos a mi casa.
Sin haber terminado la frase ya había puesto en marcha el auto.
Estaba sacadisimo. Me presionaba contra la puerta mientras buscaba la llave en mi cartera para abrir. Me metía la mano por debajo del vestido para tocar mi trasero.

Tras cerrar la puerta y liberados de miradas ociosas nuestros cuerpos ardían de sed, nos besábamos, nos tocábamos, nos sentíamos…
Tuvimos una previa muy bestial, el me arrancó el vestido de la forma más salvaje. Hasta pensé que quizás me lo había roto. Yo no quise ser menos y le arrebaté la remera de un tirón, (me excita lo animalesco).
Nos dejamos caer sobre la alfombra que revestía el living y todo comenzó…
Luego de comernos la boca por un largo rato bajó besándome por completa. Se detuvo en mi ombligo a juguetear con el piercing , luego siguió bajando por mi vientre con su lengua juguetona hasta llegar a mi entrepierna y con los dientes quitó la tanguita, las abrí un poco más para que bebiera de mi fuente y calmara su sed con mis jugos vaginales.

Pero él fue cauteloso, lento, más bien tortuoso, y se hizo desear.
Parecería ser que el juego previo era lo suyo, porque sabía cómo hacerlo.

Me acariciaba y daba lametones largos y húmedos, sentir su lengua alrededor de mi pubis me enloquecía, me mordía los labios para contener el deseo que me provocaba.

Introduciendo un par de dedos que supo mover muy bien, metiéndolos y sacándolos y así sucesivamente susurró.
_ mmmmm que mojadita estás bebé, me encanta ponerte así , bien depiladita como me gusta a mí, para comérmela toda mmmmm

Mientras tanto con el dedo índice de la otra mano me frotaba el clítoris que ya asomaba por completo de su capuchón por la gran excitación.
Solo se escuchaba el chasquido de sus dedos empapados, ese ruido tan característico cuándo la vulva está completamente extasiada y dilatada.

Yo seguía acostada, mientras él se puso de rodillas frente a mí y metió sus manos por debajo de mis caderas elevándolas hasta dejar enfrentado mi sexo a su cara.
Hundió su caliente boca y se apoderó de mi conchita como nadie antes, (que manera de hacerme acabar)… bebió hasta la última gota que mi vagina le entregó.

Solo su torso estaba desnudo. Su pija prisionera debajo del jeans me pedía a gritos que la auxiliara.
Se quedó parado y se entregó por completo a mí.
Quitándole el pantalón con ansiedad al paso que acariciaba sus piernas miraba su bulto palpitar bajo un bóxer blanco con guardas negras que le quedaba muy bien.
Con ayuda de ambas manos y ante su mirada desesperada lo desnudé.
Su falo liberado saltó como un resorte.
Oh Dios!! Exclamé… que grande.
De verdad me sorprendí al verla, sin vello púbico alguno y perfectamente circuncidada.
Era por demás tentadora.

Nos miramos con devoción, y nuestras lenguas se volvieron a buscar, hicieron de las suyas calentando aún más la situación.
Salí de su boca para recorrer su cuello, besándolo todo, me acerqué a su oído y luego de un par de lamidas en el lóbulo que lo hizo gemir; le susurré:
_ Te deseo pendejo!!

Bajando directo a su dura pija me arrodillé. Comencé lamiendo sus lindos huevos, me gustaba jugar con ellos, sentirlos dentro de mi boca y mirar sus facciones a cada lengüetazo que le daba mientras mis manos sobre su culo empujaba hacia mí.
Su mirada me pedía a gritos que me llevara su pedazo a mi boca, pero a mí también me gustaba hacerlo desear, lo tomé con mi mano ensalivada y jugué largo rato con la puntita de mi lengua, lametazo va, lametazo viene, asomaron las primeras gotas de liquido pre seminal que limpié con devoción.

Mirándolo a los ojos y sin perder ritmo fui devorándome su gran pedazo, desapareciendo casi por completo en mi boca. Su cara reflejaba lo mucho que le gustaba, no se tardó en venir, y me sorprendió con una gran lechada, que con gusto bebí, relamiéndome con las últimas gotas que chorreaban por mi comisura.
Me ayudó a levantarme y me beso con pasión, en nuestras bocas teníamos el sabor del otro, sentir en la suya mis propios jugos me excitó por completo.

Seguíamos tan encendidos como al principio.

Lamiéndome cada parte de mi cuerpo llevó su boca hasta mis lolas, las apretujó tan fuerte que me hacia doler, pero me gustaba, más me excitaba, mis pezones erguidos parecían explotar dentro de ella. Con cada chupón que les propinaba y a medida que me los succionaba mi cuerpo se contorsionaba de placer.
Gemía constantemente, y eso lo volvía aún más loco, porque me decía:

_ grita putita, grita, quiero oírte gozar.

El seguía con el mástil firme como una roca.
Parados donde estábamos me alzó con sus fornidos brazos y me penetró, tomándome de la cola manipulaba la penetración a su antojo, en aquel momento yo era su mejor sumisa. Sin sacarla siquiera y sin bajarme fue hasta el sillón y se sentó, quedando yo encima de él sentada sobre su pija que en esa posición había logrado entrar por completo dentro de mí.

_ Cabálgame putita, cabálgame me repetía
Era una de mis poses preferidas, no dude en complacerlo, y empecé a galopar, mientras con sus manos amasaba mis tetas, y jalaba de mis pezones a la vez que me llenaba de besos húmedos el cuello y jadeaba sobre mis oídos.

Mis gemidos se hacían cada vez más intensos, y se mezclaban con los suyos, la respiración de ambos se aceleraba, los orgasmos empezaban a llegar, y moviendo la pelvis en círculos de manera frenética percibía el gran final.

Con mis últimos movimientos desaforados mordiendo el labio inferior, me vinieron varios orgasmos seguidos que no pude contabilizar, mi cuerpo seguía temblando por el clímax alcanzado, cuándo sentí su pija latir dentro de mí. En el mismo instante y agarrándome fuerte de abajo del culo se levantó y con la pija dentro, sin sacarla, me pone a cuatro patas contra el sillón, me dio un par de embestidas que sentí hasta sus bolas golpear en mí, la sacó de inmediato acabando sobre el culo y la espalda diciendo:

_ Mirá putita lo que me provocaste!! Toda esta lechita es por vos.

Nos re incorporamos y nos besamos como sellando la pasión encontrada. Quedamos extasiados de placer.

Ese fue solo nuestro primer encuentro sexual, y el inicio de una relación que lleva poco más de un año.

Bendito aquel día que se me rompió la PC .
Casualidad o causalidad?


»

  1. yo voy a ser analista de sistemas y de paso voy a robar un poco arreglando pc, ojala q eso me ocurra alguna vez y no sea pura fantasia y mito

  2. jajaja

    Depende como seas vos, a la chica en cuestión hay que ganarsela 😉

    Gracias por comentar, la próxima vez dejá tu nombre o un nick para identificarte.
    Besis.

  3. QUE BIEN JUSTO YO QUE SOY MUY BUENO EN LAS COMPUTADORAS ESPERO QUE ESO ME PASE UN DIA AMI, ME GUSTARIA MUCHO TENER ESA EXPERIENCIA JAJAJAJA SOS UNA MUY BUENA ESCRITORA.
    Quiero que sepas que con respecto a lo de poringa yo te entiendo, yo soy nuevo hay espero que no me hayan robado la cuenta ya que este dia no pude entrar pero vamos al tema yo no dejaba comentarios xq no sabia como ademas cuando mandaba MP nadie me respondia sique muy buena esa pagina no digamos que es jajaja bye espero sigas escribiendo xq sos muy buena.

  4. Este me gusto mucho porque mezclas muchas situacones y la historia es interesante desde el principio al final y la disfrute con gran insertidumbre je,je,je,aunque me imagiba el final pero la 1 parte se hizo muy entretenida….. felicitaciones

  5. Todavia no llegue a leer todos tus relatos pero cada uno de ellos me causa una fantasia enorme y me produce una imaginacion terribhle que me exita bastante. Como te dije ya alguna vez que algo parecido me a ocurrido pero la verdad me hubiese gustado que me hubiese sucedido con alguien como vos, lo hubiese difrutado aun muchisimo mas. Seguire leyendo tus relatos y fantasiando un poco mas. Besos enormes. Espero en uno de mis viajes a tu hermosa ciudad tenga la oportunidad y el placer de conoser a la autora de algunas de mis fantasias

  6. Tienes una cosa muy buena como escritora, que es el no meter la escena de sexo cuando más fácil parece. Me explico, cuando entra el técnico ella está en bata, semidesnuda, muy asequible, ella quiere, el problamente también (seguro). Pero esperas, esperas a que vayan a la cena, se conozcan un poco. Esas son las diferencias entre un relato erótico y el guión de una peli porno, la trama. Mis felicitaciones de nuevo, creo que vales mucho

  7. Muy bueno tu relato, y el desarrollo, de todos los actos. Me gusta como realizas la introduccion para que no sea tan brusco y en si hagas de tus relatos algo pornografico, sino algo delicado y a su ves erotico para que el lector sea atraido por la lectura.
    Este relato es mas fuerte que los otros que lei, ya que aca usas otro tipo de palabras, pero me gusto muchisimo como lo realizaste y la pasion que le pusiste a cada uno de los personajes.

  8. La verdad, muy buena, muy caliente, muy bien contada, calienta mucho, es para leerla y despues buscar una linda chica y reventar de placer. Segui que estan buenas las historias. Una sola cosa no gusta, muy perfecto el muchacho, jajajaaj

  9. bueno!!! hemos vuelto con todo!! precioso y muy caliente. Te sigo leyendo bb. besote!!

  10. hola martina me encanto loa historia pero pinta que es real mas que historia y que te sucedio un beso jorge

  11. EGOISTA NO DEJASTE EL CEL DEL TECNICO, ASI YO TAMBIEN ME ANIMO A ESCRIBIR , JA JAJAJ , ENTRE PARA DARTE MI COMENTARIO Y AHORA LEO POR QUE ME GUSTAN TUS RELATOS

  12. hola. muy bueno tu relado. sdoy de argentina
    Masajes tantricos
    Se toma un cuerpo desnudo. Se vendan los ojos y se tapan los oidos
    para que la persona se concentre solo en sus sensaciones. Se vierte
    cremas o aceites esenciales.
    y se masajea desde la nuca hasta la planta de los pies .
    logrando una sensación de placer. solo con las yemas de los dedos.
    Recorriendo la nuca, hombros, espalda, glúteos, muslos y pies,
    subiendo y bajando. Y viceversa durante varios minutos.
    Si la persona lo desea es penetrada con los dedos.
    Si no se ducha y siguen los masajes linguales.
    Luego de las yemas de los dedos se prosigue a los masajes linguales.
    Se comienza recorriendo con la lengua desde la nuca al nacimiento del hueso dulce.
    De arriba a bajo y viceversa .durante varios minutos.
    Se va avanzando según preferencias de las personas. bajando a glúteos ,muslos , etc
    Si se desea se pasa a zonas erógenas
    Si te interesa el tema te envio mas info y videos
    Deberias probarlos .
    msn =
    contactame besos

  13. A mi me paso eso asta la parte donde se lleva la compu. Yo no me la lleve la arregle ahi. Muy buen relato

  14. Hola Martina, pués a pesar de que adoro tus historias estoy muy enojado -.-”

    Estoy esperando el final de “Amor entre hermanos”

    Te adoro, bye..

    Iván!

  15. omfg!!.. ami me paso algo similar.. (no tan larga la historia) pero en mis inicios cuando era mas joven..23años.. pues vivia aun con mis padres y tenia tiempo de ir al Gym y trabajar en el area de TI de recoocida empresa mexicana, veia pasar auna mujer q Uff..yo solo la veia como perro de carniceria,(solo veia la carne de lejos jaja), jamaz pense q se fijara en mi, hasta q un dia me dijo mi jefe , oye, la sra X kiere q vayas achecar su makina, aa ok, yo mando auno de los chavos (hasta eso yo estaba como corrdinador de los “externos” de soporte) ..nada, ella quiere q vayas tu, 😮
    fui con emcion pues la mujer de verdad q era una belleza, a sus treinta y tantos era la envidia de muchas veinteañeras, pero era esposa de un exfuncionario de esa empresa ahora empresario… jamaz se fijara en mi, pensaba yo.

    cuando le di el “servicio” ahi en su lugar, revisamos su correo electronico etc. pero despues me pidio mi email de la empresa por si “algo fallaba”, se lo di y todo nervioso me fui a mi sitio.
    despues me mandaba los clasicos email cadena y cosas asi.. y yo le agradecia a diario q me “alegrara el dia”.. lo mejor estba por venir cuadno me dijo “hoy noiras a comprar afuera”.. y tu como sabes? pregunte.. por desde aca arriba x la ventana se ven muchas cosas.. 😮 , me asusto la forma en q lo dijo y lo mejor fue cuando entre platicas me pidio q igaul q el tecnico de tu post.. fuera a suc asa a revisar un ekipo…

    lo mejor estuvo por venir… ya les contare a detalle!!.. .)

    ……

  16. Hace 10 años atrás viví una historia semejante con el técnico de mi pc. Era una pasión descontrolada, las yemas de sus dedos me quemaban la piel. Me calentaba muchísmo. Duró algunos meses, pero era brutal la calentura que había entre nosotros.

  17. Me gusto tu relato, se nota que es fémina quién lo narra, tiene ese romanticismo propio femenino. Me pregunto si no cayó en lo bulgar como es que el sujeto recurre a lo que aún no me explico. Por que cuando la mujer goza en toda su expresión (en los relatos) se les dice putas, putitas de cariño, perras y otra sarta de adjetivos que suenan despectivos para la mujer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s