Archivo de la etiqueta: Violencia

El cumpleaños de mi mejor Amigo

Estándar

Me estaba dando un baño relajante para aliviar tantas horas de estrés laboral, cuándo un sonido proveniente del living me sobresalto. Era el timbre del teléfono. Envolviéndome en la bata que colgaba en el perchero corro a atender la llamada…
Era juanchi (mi mejor amigo) recordándome que esa noche era su fiesta de cumpleaños, y que no podía perdérmela, sabiendo lo olvidadiza que soy decidió refrescar mi memoria minutos antes.
Colgué con él y seguí…
Aún me faltaban unos detallecitos, yo no iba a dar por terminado aquel lujurioso baño sin antes haberme sumergido por lo menos unos 10 minutos en la bañera con mis espumas burbujeantes de rosas mosqueta , y jazmín …

Al llegar a la casa de Juanchi me recibieron muy amablemente unos cinco o seis chicos más o menos, uno de ellos tomo mi abrigo y mi cartera que gentilmente coloco justo detrás de la puerta de entrada.

Me encontraba confusa y pensaba donde están los demás invitados, y en voz alta pregunte al grupete de chicos _ Donde está el cumpleañeros?
Y uno con voz potente me responde: ya viene, salió un momento y nos pidió que mientras el regresaba te atendiéramos bien…

Ya más tranquila me acomodé en uno de los sillones blancos que adornan el gran living de su casa.
El más juvenil del grupo me acercó un refresco, a lo cual acepto encantada, tenia calor…
Entre charlas y refrescos el tiempo pasaba y la ausencia de mi amigo y del resto de los invitados se hacía notar.
Pero claro, no quería decir nada, iban a pensar que era una tonta.
No sé si era el baño relajante o la bebida refrescante que me habían dado pero comencé a tener un poco de sueño, y sentía mi cuerpo pesado.
Me quise parar del sillón y me volvía a caer pesadamente en el.
Los muchachos estaban ahí pero no mencionaban palabra alguna, y se miraban entre sí…

Volví en un segundo intento a querer ponerme de pie pero fue imposible, caí desplomada nuevamente, los ojos se me cerraban, y creo que los mantuve un largo rato cerrados porque cuándo los abrí estaba rodeada de cuerpos desnudos agitando fervientemente sus pijas frente a mí con miradas devorantes recorrían mi cuerpo, en ese instante me noto que también carecía de mis prendas…

Parecía como si un pulpo me hubiera rodeado, sentía manos por todos lados, en mis tetas había dos; uno lamiendo y mordisqueando un pezón, otro jalaba de la otra mama como si quisiera arrancarla, el de la voz potente me llevó las piernas hacia atrás quedando mis rodillas a la altura de mis senos y abriéndome los labios de la vagina con sus enormes manos se incrustó en ella como si jamás antes hubiera chupado una concha, se había apoderado de mi clítoris de tal manera que me hacia doler, su gran lengua me recorría salvajemente de abajo hacia arriba, y así sucesivamente … no me pude resistir ante tanta presión que este ejercía con los movimientos que me vine en un orgasmo tembloroso … saliendo un fuerte chorro de orina mezclado con mi néctar bañe su rostro que pareció no importarle y siguió con devoción levantando con su lengua cada gota que de mí salía.

A la vez alguien me ahogaba con su dura y caliente pija en un solo envión en mi boca, al grito de chúpamela putita!!! Entre mis ahogos y sus embestidas el tipo me acabó en ella, y ordenándome que bebiera hasta la última gota, yo obedecí sumisamente pasándome la lengua por mis labios para que no quede ningún rastro de su semen.

El grandote con la cara embadurnada de mi corrida la retiro de mi sexo y tomándose con la mano derecha su falo erecto lo llevó hasta mi boca dejándome anonada de semejante pedazo que este cargaba!!!
Le rodee con mis labios el prepucio lamiendo suavemente el frenillo, a la vez que mi lengua recorría parte de su tronco que ya sostenía con mi mano, mientras otro de los muchachos, este era más bien menudo, con cara de saber coger, hurgaba con sus dedos dentro de mi concha, e intercalaba con ligeros lengüetazos, otro se apoderó de mi ano, y me lo comenzó a dilatar con la punta de la lengua, sentía que me volvía loca de tanto placer…

Eran tantas manos, lenguas, y pijas rodeándome que perdí el control de todo….

La continuación sigue Aquí

Lee el resto de esta entrada

“Violación Programada” ( 2da parte )

Estándar

Me hallaba confundida, desesperada, pensaba como poder escapar de ellos, pero a la vez mi respiración aumentaba con cada lametazo que me propinaba.

El negro se aproximó del costado izquierdo abalanzándose sobre mí cuello con su lengua asquerosamente llena de saliva, entre lamidas que me repugnaban sentía sus gruesos labios succionándome la piel de mi cuello lánguido y terso que siempre tanto me han halagado ; el hijo de puta me estaba mordiendo, me hacía doler .

Creo que en ese momento fue cuándo me di cuenta que mi vida podía correr peligro, y explote en llanto otra vez.

Eso pareció excitarlos más.

El negro se bajó los pantalones y refregaba su pedazo por todo mi cuerpo que si bien no lo pude ver por la oscuridad de la noche se percibía de gran tamaño al tocar mi piel.

Ni un miserable auto pasaba por aquel lugar que me pudiera socorrer. Conocían tanto del lugar como yo, sabían muy bien que debajo de ese puente roto nadie los descubriría.

El rubio aparentaba ser el más tranquilo de los 3, aunque con una de sus manos me tenía prisionera, solo observaba en silencio sin dejar de tocarse.
Y a pesar de aquellas palabras que me había dicho minutos antes a modo de tranquilizarme, estaban abusando de mí, así que sus palabras las ignoré por completo.

El calvo dejó mi entrepierna y con bruscos movimientos se deshizo por completo de sus prendas. Me giró salvajemente poniéndome de cara al capot, mi cuerpo curvado sobre el auto me dejaba totalmente a su merced.

Bajo un tono altanero dio orden a los otros de que no me soltaran. Demostrando ser el cabecilla. Entre risas malévolas acercó su boca a mi oído susurrando aquellas palabras que hubiera preferido no escuchar nunca…

_ahora sabrás lo que es una buena cogida.

Ahogada con mi llanto como pude suplique que me dejaran ir.
Pero nada de lo que yo dijera pareció importarles. Sus carcajadas burlonas perforaban mis tímpanos demostrándolo.

Se ubicó detrás, palpó con sus manos mi sexo y me dijo:
_ que perra resultaste; mira como te mojaste hija de puta!!! Ahora se viene lo mejor, vas a disfrutar como nunca antes.

Estaba avergonzada de mí misma, no podía creer que bajo esas circunstancias me hubiera mojado.

Como endemoniado forcejeo hasta destrozarme la tanga a tirones, intentó hacer lo mismo con el corpiño pero la tela se resistió, se conformó con sacar mis tetas fuera de él.
Luego de amasarlas bruscamente durante un rato las liberó.

Con su mano pesadamente empujaba hacia abajo mi espalda para que mi cavidad quedase a la altura de su miembro, para facilitar la penetración. Y después de un par de intentos fallidos logró su cometido.
Me penetró.

Se agarro de mi cuerpo como una garrapata a un perro, luego de varias embestidas salvajes le ordenó al negro que se dejara de tocar y encendiera las luces del auto…

_ Quiero que vean cuanta leche me sacó la putita esta.

Y cuando las luces nos alumbraban sentí como derramaba su lechada caliente sobre la espalda chorreando hasta el culo.

_Ahora es tu turno Alex; mencionó; y se acercó el rubio, más tímidamente.
_ Dejemos las luces prendidas, así vemos como te la coges, dale su merecido a la pendeja esta, ¿quien se cree que es?

Ya basta, déjenme ir a mi casa, por lo que más quieran, déjenme ir.

Sus risas nuevamente presagiaban lo que se venía.

El rubio que hasta el momento parecía ser el más tranquilo de los 3 me tomó del mentón y me giró la cabeza enfrentándome a su compañero “él negro”

_ míralo bien, fíjate el pedazo que carga el hijo de puta, saboréate porque ese será tu postre.
Las carcajadas simultáneas no se hicieron esperar.

Me agarró de mi larga cabellera tirando muy fuerte de ella y me ordenó que me arrodillara. Con un movimiento de pelvis pego su sexo a mi cara.

_ al fin no aguantaba más… deseaba que llegara mi turno, yo quiero disfrutarte por completo.
Detrás del calzoncillo te espera mi pija caliente, vamos nena, quiero ver cómo la chupas.

Por primera vez pude ver su cara, era un chico de rasgos delicados, tez muy blanca y de ojos claros, aunque no llegue a divisar su color.

Tranquilamente podría habérmelo cruzado alguna vez en la calle de mi pequeña ciudad, pero jamás hubiera imaginado que debajo de ese rostro se escondiera un nefasto violador.
A modo de custodia permanecían los otros, para impedir cualquier nuevo intento de huida.

Me resistí a chupársela, ladeaba la cara para un lado y para otro, no quería hacerlo, nuevamente implore se apiadarán de mí y me dejaran ir.

Pero como consecuencia de mi rebeldía recibí un fuerte tirón de pelo y me dijo_ linda no nos ofusques que estamos siendo buenitos con vos, hace lo que te pedimos que luego podrás irte con los tuyos como si nada hubiera pasado.

Me la metió en la boca a la fuerza y con su mano empujaba de mi cabeza maniobrando los movimientos.
_ ahora hazlo sola, chúpala como buena putita que sos.

No me esperaba recibir dentro de mi boca su catarata de semen, me dio muchísimo asco y quise escupir, pero se percató antes y me obligo a tragármela.

_Sigo re caliente, ahora quiero comerte las tetas.

Me paró y apoyo sobre el auto, e incrusto su cara en medio de mis lolas a la vez que decía que eran las tetas más perfectas que había visto.

Lloraba desconsoladamente, sentí un fuerte dolor en el pecho, cansada de hacer fuerza en vano para escapar, mis piernas flaqueaban. Pero no me quería rendir, tenía que intentar zafar de ellos una vez más.

Cuando más entretenido estaba comiendo mis tetas pensé: “este es mi momento.”

Pero mi ilusión se dilapido en un cerrar y abrir de ojos, sus manos y miradas no se despegaban de mi.
De las lolas paso a lamerme el cuello, fue subiendo en busca de mi boca, y yo le corría la cara, lo evitaba.

Dios !!! que ganas de vomitar cuándo lo consiguió, me metió la lengua y hurgaba en mi boca como si fuera mi dueño, no lo pensé, cerré de golpe mi boca y lo mordí.

Se enfureció, me tomó con fuerzas entre sus brazos y me sacudió tan fuerte que me mareo, los otros reían, y el negro agrego
_ nos salió rebelde la pendeja.

El rubio no menciono ni una sola palabra más, creo que el dolor se lo impedía.

Rabioso bajó a mi entrepierna, me lamió un par de veces, y luego se posiciono del clítoris tomándolo entre sus dientes lo mordía frenéticamente, eso me causo dolor, creo fue en venganza por lo que yo le había hecho.

Sin más preámbulos me la ensarto de una, al 5to o 6to bombeo empezó a temblar, se preveía la eyaculación, yo deseaba terminara pronto la pesadilla, me moví un poco para acelerar el trámite y lo logré, acabó de inmediato, pero acabó dentro de mí.

Dejó caer su pesado cuerpo sobre el mío diciendo
_ a pesar de la mordida estuvo genial, apartándose le cedió el lugar al restante
_ Edgar llego tu momento. Mátala a pijasos, dale

Yo me sentía fatal, mi cuerpo estaba como en el aire, no sentía mis piernas, y mi cabeza parecía estallar.
Me seguían teniendo apoyada sobre el capot, nada podía hacer para detenerlo, cuándo lo tuve frente a mi noté lo gigante que era, solo distinguía su blanca dentadura, sin promediar palabra pasó su lengua por todo mi cuerpo baboseándome.

Sus labios gruesos envolvieron por completo mi sexo. Me lamio la concha de tal manera que tuve que tratar de disimular mi orgasmo.

_ mmmm me parece a mí o mi lengua juguetona te gusto?
_Qué bien sabe!!! Murmuraba mientras se nutria de mi néctar.
_Está perfectamente lubricada para mi tronco, pero antes quiero sentir tu boca en mi falo.
Otra vez se repetía la escena anterior.

Pero yo no estaba en condición de suplicar nada, sentía mi cuerpo desvanecer.
Forzando mi boca metió su pija hasta que mi garganta dijo basta, provocándome arcadas una y otra vez, era larga y gorda, esta ocupaba toda mi boca, la comisura de mis labios parecía que se iban a rasgar.

Me bajó la cabeza llevándola hasta sus enormes huevos llenos de leche, totalmente depilado.
_ lámelos, cómemelos como se los comes a tu novio.

Me arriesgue a lo que pudiera pasar, y apreté mis dientes en uno de sus testículos, para mi sorpresa ni se inmolo, parece que no apreté lo suficiente como para provocarle dolor.

Sus compañeros ya no me sostenían, se estaban pajeando como locos frente a aquella escena.

Estaba muy caliente, sus gemidos roncos denotaban su excitación.
Esta vez fue él quien se apoyo sobre el auto. Me tomó de la cintura rápidamente, fue el único instante que había quedado totalmente liberada, pero fueron fracciones de segundos, no más, solo me dio tiempo a tirar un par de trompadas al aire intentando dar en su rostro.

Quedando yo de espaldas, me abrió las piernas, metió sus dedos en mi vagina, y con un brusco movimiento me aplastó sobre él, sentí un profundo dolor, mi estrechez frenaba la entrada de todo su aparato, arrancándome un grito que retumbaba en el silencio de la noche.
_ no quise hacerte doler bebe, quiero gozarte, pero no dañarte.

Se quedó inmóvil por un momento, hasta que calculó que el dolor había desaparecido.
Y volvió a la carga otra vez… ahora se movía formando círculos dentro de mí, estaba buscando hacer lugar para meterla toda, sentía como golpeaba la cabeza de la pija en las finas paredes de mi estrecha concha.

Cuándo se conformó del pedazo que había logrado entrar me pidió que lo cabalgara.

_Cógeme vos, cabálgame, haceme explotar de placer
Lo hice, lo cabalgue lo más fuerte que pude, quería que acabara pronto. Al fin se estaba acercando el final de la pesadilla.

CONTINUARÁ

ESTARÉ ATENTAS A SUS COMENTARIOS, POR FAVOR NO SE VAYAN SIN ANTES DEJARME AUNQUE MENOS NO SEA UNAS BREVES PALABRAS SOBRE LO QUE HAN LEÍDO.

Como toda persona que le gusta escribir historias ME GUSTA LEER SUS APRECIACIONES SOBRE EL MISMO.
A TODOS MUCHAS GRACIAS POR PASAR POR ESTE  HUMILDE BLOG

“Violación programada” 1ra parte

Estándar

Como todos los días al salir del trabajo fui a tomar el micro, estaba en la parada esperando cuando de repente y sin siquiera advertirlos me interceptaron 3 sujetos, con la luz de un auto logré divisar sus rostros, uno rubio, otro totalmente calvo, y el ultimo negro mota de contextura muy grande, que por su acento parecía ser cubano.

Cuando reaccioné que algo tramaban quise gritar. Pero ya era tarde, me rodearon, apretujaron dejándome indefensa. Y antes de yo poder pedir auxilio el calvo tapo mi boca con una cinta, el negro me alzó como si fuera una bolsa de papa y me cargó sobre su hombro, mientras el rubio ataba mis pies para que dejara de tirar patadas al aire, y me introdujeron a un auto.

Una vez dentro y con un sujeto de cada lado me quitaron la cinta de la boca, al fin pude gritar, pero nadie me oyó…
Sobre la carretera y a esas horas no era común que anduviera alguien vagando por la zona, en mi caso era la rutina de todos los días.
De repente el auto se detuvo debajo de un puente abandonado. El lugar era muy desierto, y oscuro pero inmediatamente me ubique donde estábamos, lo reconocí.

Quise zafar de ellos, pero me fue imposible, grite todo el tiempo, suplique que no me hicieran daño, les ofrecí mi bolso, mi celular, el dinero que llevaba encima, mi reloj, todo les quise dar a cambio de mi libertad…

Pero el rubio me dijo: _nena no te das cuenta que no queremos robarte, te queremos a vos, queremos tu cuerpo, queremos cogerte toda, queremos gozar, no te resistas que no te haremos daño.
Mientras los otros 2 me bajaron del auto a la fuerza, el negro metió sus manos por debajo de mi blusa frotando mis senos muy fuertemente, se sentían ásperas, como agrietadas, me hacia doler.

Me empujaron contra el capot del automóvil, entre manotazos de ellos y míos; y entre los 3 se deshicieron de mis prendas y me dejaron en ropa interior.
Ese día estrenaba un conjunto atigrado transparente, que dejaba ver claramente las aureolas de mis senos y debajo se traslucía mi vulva delicadamente rasurada.
(Aquella noche había quedado con mi nuevo novio estrenar su regalo).

El pelado me llevó y apoyó sobre el capot, me separó las piernas, yo seguía llorando desconsoladamente, el rubio y el negro se encargaron de mantenerme inmóvil, este corrió la tanga hacia a un lado y hundió su cara en mi sexo y con su lengua se encargó de abrirme los labios vaginales, luego comenzó a lamerme y cogerme con ella durante un largo rato, hacia arriba y hacia abajo (ya mis gritos comenzaban a mermar).

De cada costado seguían allí haciendo a la vez de espectadores a uno de ellos sosteniéndome con una mano y con la otra se franeleaban el bulto insistentemente por encima del pantalón…

No se pierdan la continuación en breve…


Como toda persona que le gusta escribir historias también a mí me gusta leer las opiniones sobre lo leído. Es por eso que les pido encarecidamente me dejen su firma (comentario)  en el blog.


A TODOS MUCHAS GRACIAS POR PASAR

Martina