Archivo de la etiqueta: La bella y la bestia

La nueva versión de la Dama y el Vagabundo (1ra parte)

Estándar



Soy la esposa de un reconocido Juez. Su nombre es Sergio tiene hoy 61 años, y yo “María Eugenia” 43.

Antes de él había salido con otros 3 en mi adolescencia. Chicos de mi misma edad, totalmente pendejos y huecos mentalmente.

Al conocerlo a Sergio noté gratamente la disparidad y “me enganche”. En ese entonces la diferencia de edad ni se notaba. Pero hoy día se nota, y mucho.

Soy profesora de danza árabe y de patín artístico tengo 38 alumnas entre ambos cursos.

Y puedo decir que tengo un cuerpo privilegiado. Algunas amigas me dicen que me mantengo físicamente tan bien como a mis 25 años.

Y ¡sí! Tienen razón. Mis curvas aún  innatas, mi cola y mis pechos firmes, sin estrías ni celulitis, mi piel fresca y tersa como la piel de mi hija menor que hoy tiene 14 añitos.

Pero claro, me cuido mucho,como muy sano, bebo mucha agua, voy al gimnasio 3 veces por semana, además de jugar al tenis con mis amigas en el club.

Me casé con él el día de mi cumpleaños número 21. Me deslumbró con su hombría y caballerosidad. Sus gestos y regalos me confundieron, creí estar perdidamente enamorada, pero poco a poco con el correr del tiempo ese encantamiento se fue diluyendo.

Luego llegaron los niños (3) y me quedé a su lado aún sin amarlo, por el cariño y respeto que le tengo, y porque es un padre ejemplar, y como marido también lo es, el problema es que yo no lo amo. Él dice amarme como el primer día, y le creo, porque me lo demuestra día a día.

Mínimamente hacemos el amor 2 o 3 veces por semana, (sexualmente es muy activo, para su edad. Siempre es él quién provoca la situación) yo no tengo deseos de hacerlo, pero no puedo negarme. No quiero que se dé cuenta que ya no lo amo.

Me conformo con la vida que me toca vivir, lo tengo todo, mis caprichitos son órdenes para él, nunca me cuestiona absolutamente nada, pero a veces pienso: que distinto hubiera sido sino me hubiese dejado llevar a solo 4 meses de conocernos por mis efusivos impulsos.

Había viajado sola, y paraba en un  lindo y lujoso hotel que había reservado mi esposo por internet.

Una tarde iba caminando por corrientes rumbo al teatro en busca de una platea, para ver ese espectáculo que tanto me habían recomendado

Me quedaría tan sólo unos días; y quería aprovechar mis días a full.

De pronto se acercó un muchacho que rondaría los 30 años. Con un aspecto de abandono total, de cabellos negros, largo, barba de unos días, olía bastante mal.

Cargaba consigo una mochila en sus hombros y una guitarra entre sus manos.

Se acercó y se ofreció a cantarme una canción a cambio de unas monedas o de un sándwich.

Me apenó su estado calamitoso, y a pesar de tener unos bonitos ojos color café y de voluminosas pestañas noté en su mirada una gran tristeza.

En ese instante pensé en mis hijos, y no pude evitar quererle ayudar.

Le dije que no era necesario y lo invité a merendar a la cafetería de enfrente.

Pedimos un par de gaseosas y un par de suculentos tostados lo dejé comer tranquilo, no quise molestarlo ni hacerle preguntas que pudieran incomodarlo, pero por cómo se manejaba en la mesa parecía un muchacho de buenas costumbres.

Antes que yo lo hiciera se adelantó a presentarse

– Mi nombre es Luciano Almeida, tengo 26 años, y soy Mendocino.

¡Y permítame agradecerle señora por su invitación!–

-¡Luciano! Bonito nombre. El mío es Eugenia, y también soy del interior.

No me agradezcas.

Estoy en Buenos Aires sólo por unos días.

Iba al teatro a sacar una entrada para ver un espectáculo, ¿te molestaría acompañarme?

– Como podría negarme, será un placer oficiarle de guardaespaldas habiéndose comportado tan bien conmigo. Estoy a sus órdenes –

– Creo que no me has entendido muchacho, te estoy pidiendo que me acompañes a ver la obra. Después podríamos ir a cenar algo por ahí –

– Pero señora… ¿me está diciendo en serio? Me gustaría mucho, pero… no tengo ropa para la ocasión.

– Hace tiempo que ando vagando y mis pocas pilchas dan pena, gracias por el gesto, pero no podré acompañarla.

– Si ese es el motivo por el cual no podés, no hay problema, déjamelo a mí, lo soluciono fácilmente. Salvo que… no quieras acompañarme –

– En lo más mínimo señora, estoy encantado con su invitación –

– No se habla más del tema, vayamos a sacar las entradas y luego me encargo lo de la ropa –

Volvimos con las entradas en nuestro poder (a la mitad de la segunda fila, muy buena ubicación).Camino al hotel pasamos por una casa de ropa de una marca muy reconocida en la que yo ya había estado en la mañana comprando un par camisas para mi marido.

Como nadie me conocía no me importó lo que pudieran pensar, pero… como la casa se reserva el derecho de admisión les tuve que pedir aprobación para dejar entrar a ese vagabundo al cual yo deseaba ayudar comprándole algunas prendas.

El empleado excusándose se fue adentro a consultar a su superior.

Regresó dándonos la BIENVENIDA y pensé: -¡como se nota que los comercios están en crisis!-

Luciano me pidió que fuese yo quién eligiera lo que debía ponerse para la ocasión.

El vendedor trajo varias alternativas, y de diferentes estilos, me costó decidirme, así que opté por alcanzarle al probador 3 mudas completas, incluido los zapatos, medias y bóxer.

Cuando estuvo listo con el primer cambio me llamó para que lo viera.

Me sorprendió ver la transformación de una persona con tan sólo unos simples “trapos” nuevos.

– Cuando me pruebe el otro equipo “te” llamo – (cuanta confianza pensé… pero me divirtió que lo hiciera. ¡Me gustó!

-Me pareció escuchar desde el probador que Luciano me llamaba-

Me acerqué y corrí la cortina y ¡ohhhhhh sorpresa!

¡Qué lomazo!

De espalda muy ancha, vestido no parecía tener ese cuerpazo. Todavía no se había puesto la ropa, llevaba solo el slip (blanco) y las medias del mismo color, bueno… blancas habrán sido el día que las compró.

-perdón creí escuchar que me llamaste –

(No pude evitar que mis ojos se fueran directo a su bulto, era demasiado ostentoso, no pasaba desapercibido fácilmente) cuando me di cuenta que miraba fijo “ahí”, me puse colorada de inmediato, ¡qué vergüenza!

– no pasa nada señora – quédese ya que está acá, enseguida me cambio –

Creo que se dio cuenta, pero se hizo el “tonto” y encima llamándome “señora”.

Mientras se ponía el pantalón lo miraba por el espejo. Su cola es fantástica; redondita, y bien marcada, parecida a una cola femenina.

“Quién diga que no le atrae la cola de los hombres ¡MIENTE VILMENTE!”

Y esa colita tentaba…para lengüetearla y morderla largo rato. Y cabalgar sobre ese pedazo de carne  mmmm

A mi mente llegaban pensamientos calientes y perversos, pasaban miles de imágenes, todas teniendo sexo en diferentes posiciones con él.

Me dejé de soñar despierta y aterricé en la tienda.

Le quedaba todo a su medida, así que saqué la tarjeta de crédito y le compre las 3 mudas. Sí las 3.Lo necesitaba…

Salimos de la tienda y nos fuimos al hotel.

Confesó que hacía tiempo que no entraba a un baño que no fuera público, y para ducharse tenía que pedir permiso en las estaciones de servicio y muchas veces se lo negaban.

Su historia de vida “desgraciada” me partía el alma.

El apart hotel era 5 estrellas y no le faltaba nada. Tenía todas las comodidades, incluso un bonito jacuzzi que pensaba estrenar esa noche. Pero debido a la presencia de Luciano descarté esa posibilidad.

Saqué las prendas de las bolsas, le corté las etiquetas y se la extendí sobre la cama mientras él se daba esa ducha que tanta falta le hacía.

Lo dejé sólo.

Bajé a tomar un trago al bar que está junto a la piscina, (había estado la noche anterior y me gustó mucho) no sin antes guardar todas mis cosas de valor en la caja fuerte. Por las dudas.

Dejé pasar 30 minutos y regresé.

Y lo encontré sobre el borde de la cama al lado de la ropa, (parecía otro).

Cubierto con la bata, acostado, estaba súper dormido, “lucia fantástico”, cara relajada, de facciones muy masculinas. Me imaginé que hacía tiempo que no se acostaba sobre un buen colchón.

Estaba prolijamente afeitado (se había sacado integra la barba).

Lo poco que dejaba ver la bata se veía de poco vello en el pecho, (me encantan, los osos me dan rechazo).

Me daba pena tener que despertarlo, además faltaba todavía más de 3 horas para la función.

Lo dejé dormir.

Yo me senté en el sillón frente a la cama y desde allí lo contemplaba… disfrutaba de su paz.

Pero mi curiosidad fue más allá de lo que la vista me devolvía.

Me paré del sillón y fui hacia la cama, mezcla de picardía, y de pánico, me aterraba pensar que se despertara y me encontrara en esa incómoda situación.

Me animé a deshacer el lazo que cruzaba su bata para poder tener mejor panorama…y vaya sí lo tenía.

No se había puesto ropa interior el hijo de puta.

Y tremendo pedazo de carne dormido le colgaba de entre sus piernas.

Fácil rondaba los 25 cm, y muy grueso, eso lo hacía doblemente más deseable. Acostumbrada a tener en casa un tamaño “normal”.

Me empecé a excitar de sólo verlo. Me sentí humedecer, mis dedos obedecieron mis pensamientos, y empezaron a hurgar en mi mojada conchita.

Desde que estoy con Sergio no había vuelto a tener contacto íntimo con nadie.

Desde hace años que me siento algo “asexuada” .Disfruto más conmigo misma, que teniendo sexo con mi marido.

Y en ese momento viendo el cuerpazo de Luciano me toqué hasta empapar mi tanga, y acabé imaginándome que era su boca la que recibía mi néctar.

Me incorporé rápidamente y le ajusté el lazo de la bata. Luciano seguía inmutable, nunca se entero de la pajita que me hice, gracias a él.

Salí disparando al baño, me metí en la bañera, y me quedé un largo rato allí.

Cuando salí del baño fui directo al cuarto, esperaba que Luciano ya se hubiese cambiado, pero para mi sorpresa seguía dormido.

Me ajusté la bata para asegurarme que no se desatara, y a fuerza de zamarreos; lo desperté.

-¡Vaya que dormías!-

– Perdón señora, ¡discúlpeme! me quedé dormido. ¡Qué vergüenza!-

– No te preocupes, está todo bien pero vístete que en un rato salimos.

– Mientras me voy a maquillar un poquito– (me fui al baño para dejarlo cambiar.

Cuando volví a la habitación ya estaba listo, ¡IMPECABLE! No pude contenerme y se lo hice saber.

Muy educadamente me agradeció el halago.

Le pedí que me esperase abajo mientras me cambiaba. Luego me uní a él.

Cuando llegué a la sala de estar se paró en un acto de caballerosidad. Me sorprendió y deslumbró.

No paraba de mirarme, y de decirme lo linda que estaba.

Me había soltado el cabello, lo tengo muy largo y ondulado, pero siempre lo llevaba atado salvo ocasiones especiales como la de esa noche.

Fuimos en el auto. Llevaba  un desconocido a mi lado me sentía rara, pero a la vez eso lo hacía excitante.

Durante el transcurso de la obra disfrutamos en silencio; algún que otro ligero comentario, nada más. Salimos del teatro y ahí sí, intercambiamos algún que otro comentario sobre el espectáculo.

Mientras caminábamos en búsqueda de un sitio para cenar, lo tomé del brazo no sin antes de preguntar si le molestaba que lo hiciera.

Me hallaba cómoda, y muy segura, su figura imponente me daba sensación de protección.

Elegí un restaurante muy bonito, bastante despejado para la hora, un sitio cálido, de luz tenue, acogedor.

Ambos pedimos lo mismo: una parrillada con ensalada para mí y papas fritas para él.

Entre tanta charla se aflojó, y empezó a contar de su pasado. Estaba en Buenos Aires a causa de que su hermano mellizo falleciera en un partido de rugby del que él también pertenecía.

Dice que se enojó mucho con Dios y con el mundo entero. Por eso decidió irse de Mendoza, cambiar de aire, de gente…

También me contó que abandonó su carrera, trabajo, novia, todo.

No quiso saber más nada de todo aquello que le recordase a Lisandro (Su hermano).

Mientras lo contaba sus ojos se llenaban de lágrimas y en su carita se reflejaba su entendible tristeza.

Le hablé como una madre le hablaría a un hijo en estos casos. Traté de hacerle comprender (fui inútil) que la vida continúa a pesar de todo, y que su familia sufriría doblemente; la pérdida irreparable de un hijo, y el alejamiento de él.

Estaba muy cerrado, demasiado negativo para hacerle comprender en una sola charla lo que quizás llevaría meses de terapia.

Se excusó y se fue al baño. Al regresar cambie de tema, no quise insistir, preferí hacerlo pasar un buen momento, y que por lo menos por unas horas despejase su mente de todo aquello que tanto daño lo hacía.

Luego del postre llegó el infaltable café y con el quedaría concluida  “la cita”. Pero me resistía a dejarlo ir, me daba ternura y a la vez intrigada quería saber más de él; conocerlo  más a fondo.

No supe cómo encarar la situación, no sabía cómo darle a entender que no quería que la noche terminase allí.

Pagué y nos fuimos del lugar.

Luciano me preguntó si lo podía alcanzar hasta su “lugar”, una humilde pensión que compartía con  gente de la calle como él.

Pero con el pretexto de que habían quedado sus cosas en el hotel lo llevé hasta allá.

Al llegar a la cochera le pregunté si sabía manejar, me dijo que sí, que en Mendoza había dejado un Fiat uno.

Entonces le sugerí que manejase él. Sin oponer resistencia alguna tomó las llaves y nos marchamos.

El trayecto no era muy largo.

En un momento me dijo:

-dígame que no estoy soñando, ha sido todo tan lindo… que si es un sueño no me quiero despertar. Hacía rato que no me sentía una persona normal, que no la pasaba bien, y mucho más todavía volver a sonreír.

-Me alegra haber sido yo quién te arrancara un par de sonrisas, qué por cierto es muy hermosa.

Y tutéame que no soy tan mayor. Mientras con mi mano tocaba su pierna.

¿Acaso te parezco una jovata? Tengo 43 y muchas ganas de disfrutar de la vida.

Había logrado quebrar la barrera de la seriedad, y estaba dispuesta a conquistarlo.

Había despertado la fiera que hacía tiempo estaba dormida en mí. Esa no he me sentía muy mujer, y necesitaba explotar al máximo mi conquista.

Me desaté de golpe. No crean que lo ayudé con segundas intenciones, porque no fue así. Pero algo  en mi  cabeza me hizo clic y simplemente deseaba pasarla bien, gozar, y vivir una noche inolvidablemente lujuriosa.

Y por primera vez engañar al aburrido de mí marido.

¡Sí por primera vez! Leyeron bien.

El chico era mi nuevo capricho, muy diferente a los que suelo tener normalmente: que me cambie el auto, algún tapado de visón que veía en el shopping, o una joya que me deslumbrase, o hacer algún viajecito de placer, entre tantos otros caprichitos que me concede amorosamente mi marido…

Qué fácil nos resulta sacarle lo que deseamos cuando están enamorados…

Con sólo hacerles creer que estamos perdidamente enamoradas y fingiendo como una actriz porno un par de buenos orgasmos; convenciéndolos que son lo máximo.

Luciano responde a mi pregunta anterior.

– Qué pregunta señora Eugenia. Me hace poner nervioso.

Mire si la voy a considerar una vieja con lo linda que es usted.-

– mmmm  Te pusiste nervioso… ¿Te gusto, me deseas? –

Mi mano que seguía en su muslo comenzó a ascender con firmeza haciéndole sentir mis uñas de gata en celos.

¡y sí!

Entre el vino y la excitación que Luciano me provocaba estaba entregadísima.

Lo quería sí o sí en mi cama esa  noche.

No me anduve con vueltas ni perdiendo el tiempo con histeriqueos estúpidos como una adolescente.

– Señora no me haga esto…

¡Por favor!

(Refiriéndose a la presión de mi mano sobre su pierna).

Voy a perder el control…–

-Justamente, es lo que quiero. Que te descontroles…

El cierre del pantalón te está pidiendo desesperado que lo liberes…

Y manoteé con entusiasmo su bulto dándole a entender que no se podía echar atrás.

¡Vamos!

Dejá la vergüenza de lado, podríamos pasarlo genial…

El muchacho desesperado clavó los frenos y estacionó el auto en el único hueco que encontró.

Alzando la voz dejó aflorar el macho que se ocultaba tras su apariencia sumisa.

-¡Ok!

¿Querés pija? vas a tener pija toda la noche. Me vas a tener que pedir por favor para que te la saque-

“No puedo explicarles como me calentó escucharlo… tan rudo y alterado”

-mmmm que prometedor sonó eso–
Continuará….