Archivo de la etiqueta: Infiel

La dama y el Vagabundo (3ra parte)

Estándar

Mientras continuaba estimulando mi vagina por sobre la tanga con la otra mano acariciaba mis pechos, intercalaba con lengüeteos húmedos que hacían mi piel erizar. Mis pezones se pusieron como piedra en su boca ardiente, quería sentir esos prominentes labios por cada recodito de mi cuerpo excitado.

Me tomó la mano y me guió hasta la cama, nos recostamos sobre ella y me empezó a besar, para continuar recorriendo cada una de mis curvas, deseoso de probar con sus labios el dulce sabor de mí piel.

Me hacía arquear de placer con cada succión.

Quitó mi tanga y con su pesada mano superficialmente comenzó a frotar mi sexo, haciendo que lo deseara desesperadamente…

-¡qué mojadita!

¿Estás muy excitada eh? –

¡sí, muy caliente ¡tengo muchas ganas de vos ¡pendejo!

-me volvés loco llamándome así, éste pendejo te va a coger hasta que me supliques que deje de hacerlo-

mmmmmmm síii siii que ricooooooo

Dejó de frotarme de forma superficial para hundir un par de dedos en mi empapado orificio vaginal. Fue muy excitante sentir como se deslizaban hacia el interior perdiéndose en mí humedad, para luego entrar y salir con ellos repetidamente, a la vez que con su otra mano separaba mis labios menores, dejando expuesto mi clítoris que pedía a gritos ser estimulado.

Me lo comenzó a sobar en círculos con un solo dedo; presionando y aflojando, sin dejar de penetrarme la vagina.

El sonido que salía de mi conchita se mezclaba con los primeros gemidos que comenzaban a surgir.

-uy qué ricura…quiero ver como lames tu mielcita de mis dedos.-

Inmediatamente y casi sin terminar de decir aquello, los llevo hasta mi boca, estaban chorreando de flujito.

No me quise perder su cara, ni sus gestos, cuando cerré la boca envolví sus dedos y con mi lengua moviéndose hacia un lado y hacia el otro fui lamiendo mi propia cremita.

Su pija estallaba de calentura. Sobresalía del bóxer de tan dura que la tenía.

Y mientras lamía sus dedos no pude resistir las ganas de frotarle “el paquete”, lo hice por sobre el bóxer, desde la base de sus testículos hasta la punta del glande que asomaba generosamente mojado y brillando, asfixiado por el elástico.

Aquello era irresistible, no dábamos más…

Mis ansias por sentirla en mi boca eran desesperantes, (la chupada de pija en el auto me había dejado con ganas de más) bajé hasta ella para saciar mi ansiedad pero no me lo permitió, me detuvo de inmediato.

– Shhhhhhhh momentito, ahora no, primero quiero sentir como te venís en mi mano –

“No hizo falta que me lo pidiera”

Con sus dedos entrando y saliendo vertiginosos era algo más que inminente.

Mientras palpaba en lo más profundo de mi sexo, frotaba en paralelo con vehemencia mi clítoris…

Mis jadeos se fueron agudizando de manera tal que lo sorprendí expulsando una gran cantidad de liquido similar a la orina, pero que no lo era.

“Los que desconocen lo confunden con el pis” sin saber que eso es una verdadera eyaculación femenina, y que según leí no es muy común…

(Con mi marido me ha ocurrido en varias ocasiones, en las que estuve extremadamente excitada. Claro qué en nuestros mejores tiempos).

Seguí gimiendo y entregándole hasta la última gota de aquella eyaculación…

La cual sentía correr por mi entrepierna.

Verme tan sexual, “tan perra” lo enloqueció…

-¡Me measte! ¡Que hija de puta hermosa que sos!

Nunca antes me habían meado, ¡me encantó… putita!-

¿En serio te gustó?

-¡Totalmente! me mataste, me volaste la cabeza, tengo muchísimas ganas de cogerte, pero antes te voy a “atender” a vos-

En un arrebato busqué sus labios, me los ofrendó con entusiasmo.

Envolvió mi boca con la suya y nos entregamos en un juego excitante, entre roces y frotadas de nuestras lenguas estimulando al máximo el deseo por poseernos.

Abandonó mi boca para bajar hasta mi sexo, a la vez que con sus manos palpaba mi anatomía. Desde mi cuello hasta la planta de mis pies. En un recorrido suave y sugestivo, haciendo poner mi piel de gallina.

Sin dejarme recuperar del anterior orgasmo afirmó su cara en mi entrepierna y lamió con énfasis el néctar de aquella anterior acabada. Su ritmo exacerbado logró que comenzaron a brotar nuevos fluidos…

¡Como me calienta el olor a hembra. ¡Por Diossss!

(Ese tipo de comentario son los que me hacen sentir una verdadera puta, y me encantó que me las dijera un total “desconocido”)

Aunque no dije nada, en ese momento mis ininterrumpidos jadeos fueron suficientes para que él percibiera que estaba llegando al punto máximo de excitación, y sin dejar de lametearme el clítoris me penetró primero con un dedo, luego con dos… sentía la delgada piel de mi vulva estirarse cuando sumó un tercero, (3 de él equivalen más o menos a mi mano entera ja ja “una bestia”)

Abrí mis piernas lo más que pude para recibir aquellos dedos que a esa altura  me cogían sin piedad.

Ahhhhhhh ahhhhhhhh ahhhhhhhh

Más, más, más duro, ahhhhhhhhhh ahhhhhhhhhh

No podía parar de gemir…

¡Luciano! me viene, me viene el chorro de nuevo; apartateeeeee –

-¡Ni loco! ¡Acabá! quiero sentir tu líquido en mi boca –

Mi cuerpo comenzó a sacudirse, perdí el control, y no pude contenerlo, por inercia eleve mi pelvis, inevitablemente y escuchando sus ruegos expulsé “el gran chorro” sobre su rostro asombrado ante lo ocurrido.

Disfrutó embutido en mi cara recibiendo todo lo que le entregaba. Sin aminorar la estimulación en ningún momento…acabé 2 veces, una seguida de otra, no podía dejar de temblar.

Hasta que no pararon las convulsiones Luciano no retiró la cara de mi sexo. Cuando vi su rostro totalmente “enchastrado” me di cuenta que había sido muchísimo más que la vez anterior.

-¡Me mató!

Más que una perra, sos una loba.

Me volvés loco… que manera de gemir hija de perra… tengo la pija dolorida de tanta calentura-

Fui a higienizarme refrescarme, y al regresar la vista que tenía desde el baño no pudo ser mejor…

Me esperaba sobre la cama, boca arriba y acariciando su dura verga.

Me paré frente a su miembro, y me agarré las tetas con ambas manos y con un poco de esfuerzo logré alcanzarlas con mi boca, propinándome lametones que de tanto en tanto interrumpía pasando la lengua por mis labios, humedeciéndolos, mientras lo miraba con cara de “bebota” llevándome un dedo a la boca que lamia y chupaba con devoción haciéndome la idea que era su pedazo.

-Que puta divina–

¿Te gusta lo qué ves?

-Me calentás mucho, flaca, mucho –

Y vos a mí, ¡pendejo!

Envolviendo mi cuerpo con mis propios brazos a la altura de mis pechos como si me estuviera abrazando comencé acariciarme, deslizando mis manos por sobre mi piel todavía exudada, logrando que se resbalen con facilidad.

Fui recorriendo mi abdomen mientras meneaba mis caderas como si me estuviera penetrando, a esa altura Luciano se pajeaba descontrolado.

Subí una de mis piernas sobre el sillón que tenía a mi izquierda, (el mismo que fue cómplice de aquella paja mientras él dormía) al hacer esto, mis labios vaginales se abrieron dejando ver como mi conchita comenzaba a brillar con mi propia lubricación.

Introduje un dedo que se perdió con facilidad, entonces metí otro más, y me empecé a pajear con ellos.

Mi actuación lo estaba volviendo loco, sus gemidos no se hicieron rogar…

-ahhhhh cómo me hacés subir la leche ¡nena!–

mmmm ¿me la vas a dar?

-¡TODA!

Ahhhhhhhhh, ya viene, ahhhhhhh-

Fui hacia la cama y me le subí encima, en posición inversa. Relajé mi cuerpo entregándome al placer…

Mientras él comenzaba a chuparme la concha yo lamía sus huevos, pero como sabía que la llegada de su leche estaba por llegar me la metí toda en la boca, y la empecé a chupetear.

Mientras su lengua se movía inquieta dentro de mí, provocándome de inmediato un tremendo y glamoroso orgasmo.

Él, jadeaba y elevaba la pelvis cogiéndome la boca abruptamente…

-No te aguantes, entrégame todo. Quiero recibir tus fluidos una y otra vez y beberme todo lo que salga de ella-

Éramos un solo clamor, sus gemidos se mezclaban con mis jadeos, que a esa altura ya eran más que fuertes. No podía ocultar la detonación de mi ser.

En cada embestida me venían arcadas, que inundaban su verga con mi saliva.

Cuando me sentí venir aplasté la concha contra su cara y me refregué en ella, hasta que solté “el chorrito” (mas que chorrito fue un gran chorro).

Luciano estaba tan excitado que levantó su cadera e hizo presión contra mi boca perdiéndose por completo en ella, los huevos rebotaban en cada embestida contra mis labios.

-Ahhh ahhhh ahhhhhhh ahhhhhhhhh

¡Tomáaaaaaa puta, tómatela toda!-

Entregándome sus últimos temblores colmó mi boca con una gran lechada que desbordó por mis comisuras, sintiéndola correr por el cuello, los pechos, y muriendo en mi torso.

Fue una acabada magnifica.

Me tiré a su lado, exhausta. Luciano sonreía aún agitado.

-¡Fue increíble!

Mejor dicho: ¡Sos increíble!-

¡Gracias lindo!… vos estuviste estupendo.

Tenemos que brindar por este encuentro.

Llamé al conserje y le pedí que mandase un buen champagne.

Disfrutamos cada burbuja entre besos y mimos impensados.

Aquel muchachote no dejaba de sorprenderme. Lo creía tan bohemio y salvaje, que no me esperaba fuera tan suave y cariñoso. Sin lugar a dudas un lindo cóctel para una noche de sexo desenfrenado.


Continuará…

La dama y el vagabundo (2 parte)

Estándar

Se bajó el cierre y sacó la pija afuera, sacudiéndola orgulloso de tener semejante pedazo. Estaba totalmente erecta.

Por suerte la iluminaría de la calle se filtraba por las ventanillas ayudando para que no me perdiese ni un solo gesto.

Me miró, me agarró del brazo y me lo llevó hasta su pedazo, tomó mi mano y  ejerció presión sobre su miembro diciendo…: – ¡dale pajeame! mientras manejo, perra –

Puso el auto en marcha y salió a las chapas para el hotel.

Agarré mi nuevo juguete y se lo empecé a estimular suavemente, de a ratos lo abandonaba para meter un poco más adentro mi mano y palpar sus huevos,  así seguí hasta llegar al último semáforo en el que aprovechó para toquetearme. Se mandó por el escote y me estrujó los pezones, mmmm me encanta esa mezcla de dolor y placer.

Continué pajeandolo hasta que me sorprendió presionando con una mano  entre el cuello y la nuca empujando  mi cabeza hasta su pija.

– Quiero ver cómo te la comes. ¡puta!  Trágatela toda. ¡yegua!–

– Siiiiiiiiiiii bebé la quiero sentir todita.

Mmmm ¡Pendejo!… –

(Desde que lo vi tirado en la cama deseaba sentir su pedazo en mi boca)

Glotona como pocas me la metí lo más profundo que pude, estirando al máximo mi lengua alcancé sus huevos. En ese instante cerró los ojos perdiendo el control del auto y dando un fuerte volantazo que me hizo ahogar con su pija.

Fue suficiente para llenarme la boca con su deliciosa y abundante leche,  por suerte era más bien dulzona y me la tragué toda…

-¡Mostrame tu boca! Quiero comprobar que no haya quedado ni una gota de mi semen –

Por suerte no chocamos y pudo retomar sin problema alguno.

– Tengo que admitir que me sorprendiste, primero que no me imaginaba que irías a salir con esto,  y segundo quéeeeeeeeeeee buena paja por Diossssss…

Sos muy buena chupando“mamita” me hiciste explotar como perro en celo.

¡Quiero cogerte ya!

– Síiiiiii bebé  esta noche quiero ser tuya –

– Te voy a contar lo que me pasó en el teatro. Lo que menos hice fue ver la obra, porque me puse a fantasear con  vos, imaginando que lo hacíamos en el ahí mismo, y me puse al palo, me empecé a sobar la pija por encima del pantalón. Estabas tan concentrada mirando que ni te percataste, ¡por suerte!

Imaginaba ser yo quién te insinuara algo, pero seguro no me hubiera atrevido. Nunca imaginé que una señora como “usted”, perdón, como vos se fuera a fijar en una rata como yo, además era faltarte el respeto, y abusar de tu generosidad, después de todo lo que hiciste por mí…

No puedo negarte que sos el estilo de mujer que me calienta y mucho –

-Si hubiera leído tu mente en el teatro seguramente no hubiéramos esperado a que terminara la función para irnos… Cuánto tiempo desperdiciado… –

(Me acerqué a su cara para robarle un primer beso, “un piquito”)

– ¡te quiero comer la boca nena! se me reparó la pija, la puta madre, ¡como me calentas!…

Estoy ansioso por llegar y mostrarte todo lo que puedo hacer por vos.-

Así te quiero, caliente y eufórico, con ganas de matarme en la cama, mmmm  ¡pendejo! Qué lindo macho hay detrás de tu perfil sumiso, callejero, y con tremenda pija.

Sos una caja de sorpresas, y quiero seguir sorprendiéndome más… –

Cuando llegamos al hotel (casi corriendo) iba un paso más atrás tocándome el culo, diciéndome:

– ¡mamita! este culo está para entrarle, ¿me lo vas a entregar? Quiero ver esos cachetes comiéndose mi verga –

Depende de cómo te portes, si haces bien los “deberes” te lo doy como premio.-

Nunca hubiera imaginado que pocas horas después de conocernos “el modosito” sería capaz de hablarme como una cualquiera.

Lo insólito es que ese lenguaje tan vulgar que lo hace diferente, especial, y del cual no estoy acostumbrada fue capaz de hacerme imaginar el goce antes de gozar, y relamerme por anticipado por aquel pedazo de carne que estaba a punto de saborear….

Entramos a la habitación y ni bien se cerró la puerta me apretujó contra ella, parecía un pulpo, sentía manos por todas partes, por suerte me había puesto un vestido rojo, por encima de las rodillas, ceñido al cuerpo y con cierre en la espalda, facilitando su despojo, que de no haber sido así, creo que me lo arrancaba a pedazos.

Estaba totalmente  desquiciado.

Por primera vez me comió la boca mientras dejaba caer el vestido a mis pies.

Le fui desprendiendo la camisa sin dejar de besarnos, calculando uno a uno todos sus botones.

Su boca era atrapante, de tamaño importante y de labios imponente, despertando salvajemente mi apetito sexual.

Apoyó su pesado cuerpo contra el mío y restregándose contra él hábilmente me hizo notar que una parte de su cuerpo también se había despertado.

Fue una situación extremadamente excitante, llena de erotismo y de libertinaje, no me reconocía tan eufórica. Estaba ansiosa por ser penetrada por ese “joven bohemio” que horas antes y a cambio de unas monedas me ofrecía tocar una melodía.

Se quito el pantalón y con él arrastró su prenda interior. Su cuerpo es descomunal, me gusta mucho su porte, con aspecto de machote bruto.

(Justamente era lo que necesitaba).

Aún de pie y sin movernos del lugar recorrí con ambas manos reconociendo su figura, tal cual lo haría un no vidente, empezando por su cara. Palpando su boca entre abierta, mojando mis dedos con su humedad, bajando por su cuello ancho y largo, arrastré mis manos por sus pectorales dibujando con ellas sus marcados abdominales por su cuerpo fibroso que a pesar del tiempo que no entrenaba dejaba claramente adivinar que antes lo había hecho con rigurosidad.

Levantó su rostro estilizando su cuello como un cisne, evidentemente estaba gozando de mi tacto.

Y con un dedo sobre mi tanga hacía presión sobre mis labios vaginales devorándose la delgada tela de mí ya mojada prenda. Eso me calentó mucho más, quería que me la metiera ¡YA! Pero se tomó el tiempo necesario para cada momento, haciéndome gozar como una yegua con cada uno de sus movimientos.

Luciano me había prometido una noche a puro sexo, y estaba empezando a cumplir su promesa…

Continuará!

Infidelidad por amor a mi marido!

Estándar

Desde hace 3 años soy la secretaria de Sergio, 46 años, padre de 3 hijos, casado con una mujer preciosa, muy refinada, las pocas veces que la cruce en los pasillos siempre me había saludó con amabilidad.

Mi jefe no es un hombre feo, por el contrario es un tipo atractivo, con algunas canas pintando su cabellera morena, alto, grandote, de espalda ancha, y brazos fornidos.

Diariamente se entrena en el gimnasio que montó en su oficina con toda clase de aparatos de primera generación.

Mi nombre es Anna, con doble “n” tengo 25 años, recientemente casada con Andrés (28) mi primer y único novio desde la secundaria y del que estoy muy enamorada.

El día que me presenté a la entrevista por el puesto de secretaria desconocía para quién se trataba. Hasta que él mismo me hizo saber que era el Director y dueño de la empresa y que le gustaba personalmente seleccionar a la que sería su secretaria y “segunda esposa”. Tras mi cara de asombro me explicó porque llamaba a la secretaria de esta manera; y su explicación fue: es con la mujer que más horas paso durante el día, después de mi señora.

Con el tiempo y la confianza necesaria me confesó que hizo ese comentario lo hizo para distender mis nervios, los que evidentemente no pude disimular ni por asomo. Ya ese día noté que en lugar de mirar mi CV miraba el surco de mis senos que tímidamente se formaban entre el escote de la camisa blanca que resaltaba el bronceado de mis tardes al sol en la pileta del club a la que asisto con regularidad. Cuando me paré para retirarme vi como me re ojeo de arriba a abajo como sacándome una radiografía.

Hizo pasar la siguiente mientras me despedía extendiendo su mano dándole seriedad al asunto. Y diciendo que en caso de ser la elegida sería llamada telefónicamente en las próximas horas.

Al día siguiente, en hora de la tarde tocan timbre en el departamento que en ese entonces habitábamos (convivíamos pero sin estar todavía casados) y para mi sorpresa era este señor; comunicándome en persona que me había elegido en el preciso momento que atravesé el umbral de la puerta de su despacho, (ya de entrada haciéndome saber que le había gustado) Desde ese primer día hasta el día que pasó lo que más adelante les narraré, me trató de levantar indirectamente y no tanto. Fue un acosador sutil. (No hubo una sola vez que no haya rebotado contra la muralla que imaginariamente cree entre los dos)

Agradecí el puesto de trabajo e hice caso omiso a todo tipo de comentarios que consideré que no tenía nada que ver con mi incorporación a la empresa.

Andrés (mi esposo) trabajaba para una compañía de seguros desde hacía 7 años, un trabajo que parecía ser estable por los años que llevaba allí, y por la seriedad de la aseguradora, hasta que hace unos meses tuvimos la mala noticia que la compañía quebró y todos sus empleados entre ellos mi esposo quedaron a la deriva, en la calle, dejándolos con una mano atrás y otra adelante.

Obviamente y como corresponde vieron un abogado y llevaron a juicio a dicha empresa. Aún siguen esperando sin tener novedades al respecto.

Lo peor de todo es que contando con su trabajo más el mío nos atrevimos a sacar un crédito de una cifra por demás importante para poder así comprarnos esa casita con la que veníamos soñando desde hacía años…

Justamente desde el living de ella estoy contándoles mi historia, mientras que Andrés tirado en la cama agotado de andar golpeando puertas, deprimido porque no encuentra otro trabajo.

Los días pasaban y nuestra situación económica se iba complicando, las cuotas del banco se iban engrosando. Una mañana muy temprano, antes del desayuno nos llegó una intimación del mismo, “paso siguiente de no cumplir con la deuda estipulada vendría el inmediato embargo de la misma”.

Nos íbamos a quedar en la calle mucho antes de lo que suponíamos.
Tantos años luchando para poder tener lo que habíamos logrado hasta ese momento para que de buenas a primera lo tuviésemos que perder todo.
¡Desconsuelo total!

Con Andrés llorábamos abrazados, tratando de contenernos mutuamente, pero no encontrábamos estimulo alguno a nuestra desgracia y más nos compungíamos.

Mi sueldo no era de los más bajo, por el contrario era muy bueno, pero sólo nos alcanzaba para comer, viáticos, y pagar los tradicionales servicios de la casa, y aquellos gustos extras que nos quisiéramos dar por esos tiempos.

En cambio con el sueldo de Andrés más la comisión que le pagaban cubríamos la cuota del banco, la del auto, y siempre nos quedaba un restito que guardábamos rigurosamente. Ese restito nos sirvió sólo para cubrir las siguientes 3 cuotas del préstamo y las últimas 2 del auto (por suerte lo pudimos cancelar)

Ese día llegué a la oficina con anteojos oscuros, cubriendo mis ojos hinchados de tanto llorar.

Generalmente yo sabía lo que tenía que hacer, eran pocas las veces que Sergio me llamaba a su despacho, pero justo esa mañana a sólo 40 minutos de haber llegado me llama por el intercomunicador.

– Toc – toc golpee la puerta de su despacho, “mi pequeña” oficina está pegada a la suya.

-Adelante- dijo con su tono de voz grave…

-¡Buen día Anna! Tomá asiento que necesito explicarte sobre el nuevo proyecto-

Como de costumbre me devoró con la mirada y acotó un halago sobre mi vestimenta, cosa que me tiene acostumbrada y no me incomoda porque lo hace respetuosamente.

Mientras me sentaba se me iluminó la mente. “Una idea acababa de ocurrírseme” Quizás tenía enfrente la solución a mis problemas…