La Doctora y un paciente muy caliente (el final)

Estándar

Traté de bajar un cambio: – discúlpeme, es que me pone muy nervioso que ande ahí. –

 

– ¡Así está mejor!  Necesito que no te tenses  –

 

-Podría estar mejor si se quitase la chaqueta, eso me distendería je je (me la jugué, cuando mucho me echaba del consultorio a patadas con el culo aceitado, pero algo me indicaba que no sería así).

 

– No lo puedo evitar, es más fuerte que yo, su inconmensurable belleza me ha cautivado. –

 

– ja-ja

¡Qué divino sos!  Bueno, si eso te hace sentir mejor… –

 

Se dirigió hasta la puerta, dio una vuelta de llave y volvió hacia la camilla. Con una seguridad notable, se desprendió uno a uno todos los botones de su blanco uniforme, dejando relucir su “tez dorada”. Sus pechos quedaron frente a mis ojos, parecía como si necesitaran escapar, descomprimirse ante mi mirada atónita. Por el tipo de tela (creo que se llama encaje) se podía ver claramente lo que sujetaba, incluso los pezones, que ante mi presencia se le pusieron muyyyy duros.

 

 

– ¿Conforme? –

 

– Como un boludo le dije que sí. ¡Qué tarado! Yo ya la tenía entregada, sino no se hubiera prendido al juego, ahí nomás tendría que haberle entrado a las tetas. –

 

– Me alegro que te sientas mejor –

 

– Naaaaaaaa qué mejor ni mejor, tenía unas ganas de ensartarla terribles, me dolían los huevos de la calentura que me hizo pegar, para colmo hacía como un mes que no la ponía.  Pero no me animaba a decirle nada. Como un boludo sólo agradecí.

 

¡Sí! gracias, así está súper –

 

– Bueno, ahora es mi turno. Dame esa colita  –

 

– ¡Es toda suya Dra.! –

 

– ¿Toda? –

 

– ¡Sí! Toda suya. Confío en que no me hará doler –

 

– Claro chiquito, verás que ni lo sentirás – (no supe a qué se refirió hasta minutos después). –

 

Cerré los ojos y me relajé, como pude, pero relajado al fin.

 

Ella se paró detrás. Apoyó sus manos en el culo y de pronto sentí algo “muy frio” en la puerta del orto. De a poco se fue deslizando lentamente pero sin dolerme. ¡Qué loco! Como que me introducía un dedo.

 

– Dra. ¿podría decirme qué me está haciendo? –

 

–  Garrido, para palpar la textura del recto tengo que revisar y ver si el prurito viene desde adentro hacia afuera. Pero no creo que te duela, porque el gel que te puse anteriormente es un anestésico –

 

– Ahhhhhh ¡ok!

 

Mientras ella me revisaba, a mi mente llegaba la siguiente conclusión. “Con razón tanto gay dando vueltas”.

 

 

–  Por último y para que ni te des cuenta cuando retiro mi dedo, te voy a masajear la zona mientras lo voy sacando despacito.

Por suerte la erupción es sólo externa, con una simple pomadita en dos o tres días desaparecerá.

Es un herpes muy común.

¡Listo bebé! ¡Ya acabé! –

 

 

– ¿No me puedo quedar unos minutos más? –

 

– ¿Porqué? ¿Qué pasó? ¿Te quedó doliendo?  –

 

¡Hija de recontra mil puta! ¿Qué me va a pasar?

 

– Dra. no puedo ocultarlo, es  demasiado evidente lo que me pasa –

 

Salí de la posición que estaba (boca abajo) y me senté al borde de la camilla

 

– ja-ja- ¡que tonta que soy! Debí imaginarlo.  Pero…  no fue para tanto… –

La muy yegua clavó la vista en mi pija. Me di cuenta que le gustó lo que vio, porque se le escapó una relamida recorriendo la boca con su lengua, mientras se apretujaba las tetas con ambas manos.

En ese instante tuve un sólo impulso: aun sin bajarme de la camilla la envolví con mi brazo derecho, tomándola con ímpetu de la cintura y acercándola con fuerza hacia mí.

 

– ¿Le gusta lo que ve?  (Agarrándome la pija con la mano) necesita atención personalizada. –

 

– ¡Es verdad! Veo que se puso gorda y tensa –

 

– ¿Y no piensa hacer nada? Vamos Doc, chúpemela ¡please!  Estalla de leche –

 

Primero me miró a la cara, luego bajó la mirada hasta el bulto.

 

– Voy a ver qué puedo hacer por él –

 

Bajó tímidamente las manos y lo manoteó. Lo agarró como con vergüenza, pero se le notaba lo puta en la cara, la deschababa mal.

Me lo empezó a rozar con la punta de los dedos, casi como sin querer, pero increíblemente eso me hizo calentar más. No veía la hora que se la tragara.

 

– Rosadita, cabezona y pocos  pelitos, mmmmm ¡lindo juguetito! –

 

– Todo suyo, haga lo que quiera con él, ahora es “su” juguetito –

 

– Pero qué paciente más servicial…  –

 

Me estiró la pielcita de la pija para atrás, dejando al descubierto la cabeza enrojecida y mojada. Mientras con la otra mano me agarró las bolas, me palpó los huevos desde abajo (eso me re calienta).

 

Al fin decidió comérmela, se la llevó a la boca, pero tan solo se metió la puntita. Jugó con su lengua rodeando la cabeza, como si estuviese lamiendo un helado derretido (acostumbrado a cogerme pendejas, esto era “el paraíso”.

Estaba entregado al placer que ella se permitiera darme.

 

Cuando su boca se devoró por completo mi pija no pude resistir cogerle la boca y al sentir que venía mi leche, le dije:

– Quiero cogerte las tetas y acabar en ellas –

 

Con una sonrisa amplia accedió a mí pedido casi desesperado, sacó sus tetas fuera del corpiño y apretándolas entre sí me miró provocativamente:

– ¡Tomá pendejo!

 

No alcanzó a decirlo que empecé a bombear leche como loco, salpicando hasta su cara.

La muy turra se relamía mi acabada. Bien puta la Doc, como me gustan a mí.

Me saboreaba de antemano pensando en romperle el ojete ahí mismo cuando interrumpió mis pensamientos.

 

–  Me bañaste en leche ¡nene!  Me voy a lavar la cara,  cuando venga espero que estés vestido –

 

–  ¿Qué? ¿No vamos a coger?

Quiero meterle la pija por todo sus  agujeros, por favor, no me deje así… –

 

– Pendejos, pendejos,  – (decía pensando en voz alta mientras me hacía la receta).

 

Vení dentro de quince días, quiero ver cómo evolucionó esa lesión. –

 

Me acompañó hasta la salida, abrió la puerta y me despidió como si nada hubiera pasado, como a un paciente más.

 

Salí sonriente, pensando entusiasmado en la cogida de culo que le iba a pegar.



»

  1. Hey! esta muy bueno el relato 🙂
    aunqe aun sigo esperando el anterior!

    Me gustaria k escribieras uno relacionado kon sexo en el colegio.. lo qe pasa esk yo tengo un kompañero re hinchador, me re karga todo el dia, es un maldito bldo ¬¬. i pasamos peliando la mayoria del tiempo.. pero el no sabe lo qe vdderamente me gusta 😛 asike .. nose.. me gustaria leer algo ke tenga qe ver con eso.. ke en una de nuestras peleitas, estemos solos ii.. bueno tu sabes como continuaria xD aparte el es re pevertido.ke estes de lujo, adios!

  2. La verdad me sorprendes cada dia con los relatos este se merece tercera parte.. pero sigo aguardando la del vagabundo nos eas fiaca…

  3. Aaah! Estaa buenisimo. Pero sigo esperando la de los hermanos, por favor quede muy intrigado con ese :B

    Saludos 🙂

  4. Ja, el de la Doctora y el paciente esta genial xD, me cague de la risa jaja, increíble tus relatos, gracias por compartirlos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s