El poder de la mente

Estándar

Me gustas como eres, pero no te conozco
Me gusta como hueles, aún sin haberte olido
Me gusta el sabor de tus besos, (labios que no he saboreado)
Me gusta tu andar, sin siquiera verte llegar
Me gusta tu voz, aunque jamás escuché mi nombre saliendo de tu boca
Me gusta tu mirada suspicaz… la imagino explorando mi cuerpo, queriendome hacer tuya, penetrando con tus ojos claros cada centimetro de mi figura.
Me gustas cuando pasas tus dedos desenredando mis cabellos mientras me besas en silencio (hermosa  imágen la que viene a mí mente)
Me gustan tus gestos cuando me lees, me gustan tus gestos cuando miras mis fotos, aunque no te vea.
Me gustas cuando dudas, te imagino ansioso de saber si soy real, si soy quién crees, me gusta tu desquicio, tu incertidumbre
Me gusta que te guste, más allá de tus titubeos.

Un comentario »

  1. y pensar que uno siente todo eso, lo tiene en la mente y lo piensa y no se anima uno a decir que la ama, que la desea, y se queda en silencio sin decirlo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s