Mi vecina del 4to “b” (3ra parte)

Estándar

Continúa diciendo…
– Te voy a contar una confidencia!!
El día que te vi por primera vez en la puerta del ascensor atrajiste mi mirada, sos muy bonita y lo sabes, y tenés un cuerpo esplendido. Por las noches justo antes de dormir he pensado en vos y me he puesto a fantasear…-
-¿enserio?-
-¡sí!-
-¿qué pensabas?- (estaba intrigada y ansiosa por lo que fuese a responder)
Guillermina empezó a contarme…
– Pensaba en cómo serán tus pechos desprovistos de ropa, tus pezones y la aureola que lo rodea, y hasta imaginé tenerlos en mi boca. Se veían turgentes y muy suaves. Te puedo asegurar que tan solo de recordar mis pensamientos me vuelvo a mojar como cada noche me mojo cuando deliro con vos. –
En ese instante clavó su mirada en mis tetas como queriendo ver a través del corpiño del biquini.
Los detalles de su fantasía me estaban torturando, me sentí extraña, un escalofrío repentino me sacudió el cuerpo, eran los nervios que me causaba la conversación.
Cuando menciono que en sus sueños me besaba con lujuria sentí mi corazón estallar.
Intrigada le pregunte
-¿ fue lindo?-
-muy lindo!!, dulce, apasionado-

En un abrir y cerrar de ojos tenía su boca posando sobre la mía.
Reaccioné arisca, alejándome hacia atrás, ella sonrió y llevándose el dedo índice a la boca apoyándolo en forma vertical me clamo silencio
–shhhhhhhhhh!! Déjate llevar y sácate la curiosidad conmigo. Si no te gusta me decís y listo, hacemos de cuenta que no pasó nada-
Me quería resistir a su juego pero había algo en mí que decía que probara. Entonces le respondí:
-ok- pero no creo que me guste-
(No sé si fue por el intenso calor que hacía o producto de la situación, pero sentí mi entrepierna húmeda)

Empezó acariciando con la yema de los dedos suavemente mi rostro, bajo por mis hombros, continuo por mis brazos hasta llegar a la punta de mis dedos, donde decidió cambiar el rumbo… Sin mencionar palabra, solo me observaba insistentemente y en cuanto pasó sus manos por mi vientre mi cuerpo se electrifico ante su mirada perspicaz, regalándome una sonrisa que marcó profundamente esos hoyuelos a los costados de las comisuras de su boca. (Recién se los acababa de descubrir), le quedan de maravilla.
Subiendo por el vientre llegó hasta el centro de mis senos, con la yema de sus dedos los fue recorriendo sutilmente por el contorno separando con un dedo la tela de mi piel, alcanzando con él a tocar un poco más allá de lo que la prenda permitía, (se me puso la piel de gallina).

Esta mujer, una desconocida para mí me estaba haciendo sentir cosas que jamás hubiera creído sentir.
Se acercó un poco más para lograr alcanzar con sus brazos mi rostro, con el revés de las manos inspeccionó todo a su paso, al llegar a mi boca hizo uso de su dedo índice para con él dibujar literalmente mis labios, una y otra vez.
Al solo contacto de sus labios sobre los míos cerré los ojos y disfruté del beso como pocas veces antes, sentía su lengua explorando cada recoveco de mi boca hasta que calmó su hurgueteo cuando se encontró con mi lengua, desatando una lucha libidinosa que ninguna de las dos quería concluir.

Guille era quién manejaba la situación, por lo que yo me entregué ante lo desconocido. Sin dejarme de besar me desato las tiras del corpiño de la malla exponiendo mis tetas frente a ella, yo estaba algo retraída, sentía vergüenza, pero todo acabó cuando comenzó a acariciarlas…
mmmm
Fue con tanta intensidad que produjo en mí una repentina erección de mis rozados y pequeños pezones frente a su mirada austera, despegando sus labios de los míos inclinó su cuerpo hacia abajo y fue directo con su boca a mis pechos, al sentir la suavidad de la piel de sus labios rozando la dureza de mis pezones mientras los envolvía con su lengua húmeda un escalofrío me recorrió de pies a cabeza que me hizo tiritar.

No sé si fue miedo a lo desconocido, o terror que nos pescaran, (pero imagínense la situación) si por casualidad a alguien se le diera por subir a la terraza en ese momento y encontrarnos “así”. ¡Qué vergüenza!
Cuando esto pasó por mi mente le pedí a Guillermina que se detuviera.
– No sigas, por favor –
Alzó su rostro, y me miró desconcertada.
– ¿Qué pasó bebe? ¿No te gusta?
– No, no es eso, pero…  discúlpame, pero me quiero ir –
– Pero… linda ¿por qué? si la estábamos pasando bien –
Mientras lo decía me anudaba el lazo del corpiño de la malla, me paré y me fui antes de que me convenciera.
Sentía su mirada frustrante clavada en mí mientras me alejaba de la escena.

Habían pasado un par de días sin siquiera cruzarnos. Serían alrededor de las ocho de tarde-noche cuando el timbre me hizo salir antes de la ducha (pensé eran mis padres porque habían tocado el timbre de la puerta del departamento), me envolví ligeramente en el toallón y abrí esperando ver del otro lado a mis progenitores, pero no, para mi sorpresa era “la colo”.

Con un vestidito turquesa no muy corto, pero dejaba  ver sus  torneadas y bronceadas piernas.
– Hola!!! –

¿Qué tal? –

– Pasá –
– Uh… justo te estabas bañando, vengo en otro momento –
Todo bién!!! Ya terminaba –
Ah ok ¿cómo estás? Vine a que hablemos por lo del otro día –

– Si ya sé, debería pedirte disculpas por irme así –
– No, al contrario creo que debo disculparme yo por avanzarte –
– Guillermina, está todo bien, no te hagas drama, ya pasó –
– Sin embargo yo creo que no empezó – (aún permanecíamos de pie, y con esos terribles ojazos me recorrió con la mirada mientras hablaba) es más tu cuerpo me lo hizo saber –
– Yo no te voy a negar que me dejé llevar por la curiosidad. Ya te lo dije –
– Pero con eso no alcanza para matar la curiosidad, bebe –
– Puede ser, que se yo – (al escuchar un hilo de posibilidad se adelantó un par de pasos quedando a centímetros de mi cara.

CONTINUARÁ

»

  1. Anto… tenias razon… vos sabes de lo que te hablo, quedo muy bueno y espero la otra parte.
    Un beso gigante ;):):D

  2. Hola mi amor, no podia evitar dejarte un comment en tu blog!!, y ademas decirte que me gusta cada vez esta historia, espero que pronto subas la otra parte asi se como sigue, te mando muchos besos y sabes que TE QUIERO MUCHO MI VIDA!!!!!!, cuidtae y no dejes de avisarme cuando este la continuacion del mismo, besos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s